Mecanismos de acción y dosis recomendadas de consumo de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 como propuesta terapéutica para el tratamiento y prevención de COVID-19

[ octubre 5, 2021 by Francisco 0 Comments ]
Bryan Isaac Muñoz López
Eduardo López Hernández
Arely Vergara Castañeda
Marco Antonio Loza Mejía

Al 7 de julio de 2021, se reportaron 233,689 defunciones confirmadas y 2,728,164 casos estimados de Covid-19 en México. Ante esta emergencia sanitaria, y pese a la ardua labor de la comunidad científica aún no existe un tratamiento efectivo, por lo que la búsqueda de terapias coadyuvantes seguras continúa siendo una necesidad, independientemente de los esquemas de vacunación que actualmente se están implementando.

Con la finalidad de contribuir a la resolución y atención a esta pandemia, se realizó una revisión que permita generar una recomendación de esquema terapéutico y esclarecer el potencial papel de los ácidos grasos omega 3, especialmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), nutrimentos ampliamente estudiados, y cuyos beneficios se han evidenciado para las principales enfermedades crónico-degenerativas que aquejan al mundo moderno.

Este proyecto contribuye a esclarecer los mecanismos, dosis y vías de consumo por los que los ácidos grasos omega 3 podrían considerarse una alternativa coadyuvante en el tratamiento para mejorar el curso de la enfermedad al reducir la respuesta inflamatoria y favorecer la recuperación de los pacientes infectados con SARS-CoV-2 grave, pudiendo impactar en la disminución de la estancia hospitalaria, la generación de complicaciones y en la mortalidad.

Si bien los omega 3 forman parte de nuestra dieta, su consumo es limitado en nuestra población, por lo que las formas farmacéuticas, emulsiones, aceites o cápsulas favorecen su disponibilidad y accesibilidad, además de contribuir a cubrir las recomendaciones diarias que van de 1 a 1.5 g al día. En relación al tratamiento de pacientes con Covid-19, no se tiene una recomendación, sin embargo, de acuerdo a la experiencia en otras enfermedades y lo que actualmente se está evaluando se sugiere un consumo mayor; 1.5 g hasta los 6 g, durante al menos 3 meses favoreciendo siempre la vía oral, por lo que la suplementación con cápsulas podría resultar una estrategia eficaz.

Si te gusta el proyecto ayúdalo a ganar ¡Vota por el haciendo click en el botón Me gusta!
AboutFrancisco Carrera Tejeda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.